Una forma de ver nuestro destino

¿Existe nuestro destino?

Tal vez exista en momentos que parece estar presente, en el causa y efecto, en el “karma”, en el “todo se regresa”, en los actos propios buenos y malos, en la sangre, en los acontecimientos, en nuestras raíces, en nuestra tierra, en el universo, en nuestros sueños más ocultos, en nuestro inconsciente, escrito en ese libro que persigues por las noches, en la historia, en esa carta inmensa de recuerdos, en la música que escuchas, en ese pasillo de otoño, en la arquitectura modernista…

Existe en el sonido de las hojas de los árboles, en esa caminata de cada tarde pensando en el mañana o en las tareas pendientes, en la servilleta con el mensaje de cariño o con la promesa de amor eterno fallido, en el aire que arroya la plaza de tu ciudad, en las nostalgias se encuentra la autenticidad de ese misterioso destino…Y ¿Por qué?, por que es ahí donde el hombre cree que puede cambiar su futuro, dejar atrás su vida pasada y renovarla.

Al entrar a un lugar hermoso después de una larga caminata bajo los rayos del sol, tal vez exista ese destino en las personas que comen en solitario en cada restaurante, en esas miradas que esperan mientras beben una copa de vino o agua con sus manos en sudor, en el jarrón con flores, flores que jamás recibió aquella mujer tímida y nerviosa en aquel café, y que solo observó a la gente en cada sitio de frecuencia, su acongojo por creer que su destino se encuentra en algún platillo costoso de todas las mañanas, la verdad de nuestro destino al usar cubiertos apropiadamente y aparentar que no quisieras comer con solo tus manos y dedos.

Probablemente se situé en algún rincón de aquella ciudad enorme, llena de museos majestuosos, en aquellas calles llenas de gente y ruido, en aquel apretón de manos con esa persona “especial” mientras corrían de los autos, en aquel hotel de cinco estrellas en donde te hospedabas y llegabas a recargar energías o en aquel lugar extraño que encontraste en el camino y pasaste una noche de fatiga por los ruidos, en aquel día que tuviste mucha sed y hambre o en aquel día que te sobro comida después de pedir la cuenta, en aquel día triste, en aquel día feliz.

No nos preocupemos…

El destino quizás sea eso que jamás sabremos (ese es su significado), es aquello incierto pero que podemos guiar y dirigir a lo que deseamos en nuestros años contiguos, aprender a enfocar todo lo bueno de nuestra esencia para combatir los infortunios de nuestro hado.

Cuando en el silencio se sabe todo

En el silencio se descifra lo que por un tiempo nos perturbo, en el silencio se aprende a decir el mejor adiós, en el silencio la verdad sobresale, en el silencio la gente sabe actuar mejor…

Viajar no solo te brinda la posibilidad de cambiar tus ideas, tener momentos de aventura y de transformación.

Se han aparecido muchas personas en mi vida así como en la tuya…

Ese dicho muy popular que no lo repiten la gente grande: “Las personas van y vienen”, es como esa mosca parada a lado del café todas las mañanas, por cada año.

Vas perdiendo la cuenta de la cantidad de personas por las que sentiste algún sentimiento fugaz para después caer a la tierra de vuelta y darte cuenta que se han esfumado, como esos ladrones ficticios llevándose una parte de tu vida, de tu tiempo, de tu alma sin avisar.

Acostumbrada y afortunada de ver la vida como un cambio…de número telefónico, de ciudad, de mar, de romance, amigos, conocidos, circunstancias y hasta de identidad.

He aprendido a apreciar la diversidad por más extraña que parezca, he aprendido a aceptar las diferencias, he sabido disfrutar la presencia por más estacionaria que sea, he aprendido a amar sinceramente sin esperar nada a cambio, amar espontáneamente, aveces sin razón como los niños.

El tiempo no te obsequia absolutamente nada si no contiene vivencias que te pueden moldear, con la que en algún momento logres identificar la mentira sin preguntar, la ternura sin decir un poema, la hipocresía sin pedir una opinión, la falsedad sin intentar descubrir, la compasión sin exponer, la inocencia sin ser pequeño, la astucia sin sobrepasar, la inteligencia sin el ego, la ambición sin dañar a terceros, la honestidad (somos adjetivos calificativos).

La vida no es eternamente bella, nos encontraremos con personas que nos darán buenas experiencias, amor y amistad (algunas se quedaran con el tiempo y otras se quedaran en el tiempo).

Nos enseñaran a tropezar con su misma piedra y a levantar con su egoísmo, nos enseñaran la fortaleza para cuando estemos más preparados podamos decir en silencio, en el momento oportuno… Adiós.

La Perla del Pacífico

Volver a casa aveces parece retroceder

Nada cambia…como la ley de la energía; solo se transforma.

Volver a casa en ocasiones me genera interrogantes, es duro encontrarse con otra realidad, eres tù quièn se fue, la ciudad se quedò con su gente, con sus calles, sus recuerdos, la casa de tu infancia tiene la misma aura, pero tu habitación ya no es tu habitación, tu aroma ya no se percibe, las paredes te parecen nuevas, tus cajones contienen cosas de alguien màs, y las plàticas parecen silenciosas…

Es emocionante volver a casa la #1 todo se ve igual pero cuando adentras nada se parece, tus amigos parecen muebles viejos con poca ilusión, las personas conocidas ya no te saludan, tienes que volver a mencionar tu nombre, a que te dedicas, que ha pasado en tu vida…

La gente te contesta: Nada extraordinario, trabajar, estudiar, estar en mi casa (admiro sus sinceridad). Mientras tanto yo no tengo el privilegio de resumir tan increíblemente mi vida cuando es una sopa de letras en constante cambio y orden.

En camino a casa imagino ver nuevas novedades buenas y me surge ilusión poder disfrutar cada momento en mi estancia por la ciudad.

Al final, cuando termina el tiempo y la partida se aproxima siempre me voy con una sonrisa (voy por màs aventuras).

Rara vez sè como es ser la persona que se queda: Desesperación, suspiros, nostalgia, lágrimas, volver a casa después de la despedida, y sobre todo saber/aprender a esperar.

La Familia: Ella te ve igual (como un@ niñ@) te tratan como el novato que aparentas.

Solo deseo que cada vez que tenga la oportunidad de volver me encuentre con unos brazos abiertos llenos de afecto, calor y cariño.

Tal vez todos esos amigos y personas del pasado se hayan quedado ahì, los momentos vividos en la memoria solo para recordar, los sitios no seràn los mismos aunque no puedan trajinar, la familia crecerà y moldeara, la casa se volverà a pintar, las ventanas cambiaràn de llave, y tù necesitaràs cambiar tu forma de vivir y volver por cada ocasiòn que te encuentres por la ciudad.

Conversaciones Pendientes

En cualquier momento surgen problemas, conflictos, “mal entendidos”, es de humanos equivocarse, ser imperfectos, aveces somos los lastimados y otras los que hieren…

En la vida pasamos tormentas, destrozos, catástrofes, incertidumbre, nos defraudan (eso pensamos), nos mienten, nos engañan, vivimos amistades engañosas, amores infernales, no somos correspondidos, no correspondemos, somos orgullosos, son orgullosos con nosotros, tal vez necios, nos va mal con nuestro jefe o jefa, mal con los compañeros de trabajo, de la escuela, en la casa, con la familia, con la mamà, con la abuela, los hermanos; etc.

Uno de los trabajos màs complicados personales y emocionales del ser humano es saber comunicar sus emociones, lo que le aturde, lastima, lo que va directo al ego, y tenemos la costumbre de dejar las conversaciones que tendríamos que tomar para solucionar u ordenar la mayoría de nuestra vida.

No es referirse a que si hablas con aquellas personas con las que tengas un asunto pendiente que aclarar se solucionaran tus problemas, pero nuestra mente dejarà de pensar en frustraciones pasadas, cosas que nos dan vuelta en la cabeza, no nos dejan dormir, o nos lastiman a tal grado de afectar nuestro estado de ánimo. Algo muy interesante es que no solo deberíamos tomar las conversaciones incómodas, toma aquellas donde hablando puedes evitar lastimar a alguien, hacer sonreír, hacer sentir mejor, que aunque a ti no te importe mucho hablar tengas valor de afrontar una responsabilidad de ir por la vida siendo mejor persona con las demás personas.

Debemos ser màs reflexivos, cuidadosos en nuestros pasos, de lo que decimos, de lo callamos, de lo que ocultamos, de lo que sentimos.

Sea lo que sea es mejor ser directos para vivir en armonía con nuestros pensamientos.

Siempre existirán las conversaciones sin final, con historias que terminaron por distintos rumbos, llenas de resentimiento y cuando vienen los recuerdos nos siguen lastimando tal vez de la misma forma que en el momento.

La esperanza es saber que podemos siempre si lo deseamos (estar con las personas correctas si sabemos pensar con sentido común)…

La desgarra ble duda y certeza de saber que moriremos todos con alguna conversación pendiente.

El poder de una conversación

Aveces no tenemos momentos positivos, aveces no tomamos las mejores decisiones, aveces no hacemos lo que debemos hacer o aveces no escuchamos…

Cuando nos sentimos frágiles, que nadie nos comprende, nos entiende o quiere; simplemente estamos cegados e inundados de nuestros pensamientos, de nuestra arrogancia.

Lo que no comprendemos aún muy bien es que las conversaciones que uno puede abordar con personas sabias, màs optimistas, felices, satisfechas pueden cambiar el rumbo de nuestra vida.

Una conversación enriquecedora es aquella donde se acepta el punto de vista de otro individuo, debe tener un significado , un objetivo, conocimiento, disposición, es ahí cuando el sentido de conversar cobra sentido.

Cuando visito un lugar me acerco a las personas (regularmente ancianas) a pedir información además de coger ideas, palabras nuevas…

En algún pueblo cercano a una laguna, me encontré a un anciano de aproximadamente 88 años, me encontró en un momento un poco triste, donde tenìa problemas personales, aquella ocasión salì a despejarme a la carretera hasta llegar al pueblo, a la naturaleza, donde el cielo se torna màs azul y claro.

Aquel anciano despreocupado, me pregunto de donde venìa, yo le respondì: del caos, estrès, y problemas; tuvimos una conversación breve pero asertiva, èl me contesto que la vida siempre tenìa que estar llena de inquietudes, de esa forma aprenderemos la lecciòn que Dios nos tiene que dar, la gente menos preocupada, la que no carga en sus hombros el dolor, el egoísmo, la desigualdad del mundo tendrá pocas posibilidades de generarse preguntas, pocas posibilidades de ser mejor ser humano, de incluso de reenacer: es ahì donde surgen las personas màs valientes, màs seguras, màs aguerridas, me vez aquì sentado como si esperara, pero realmente mi camino ha sido largo y desgastaste, he salido a ganarme el pan, asì como tù lo haces en tu juventud asì que ve “mija” lánzate a vivir, a dejar de llorar de lo que duele, solo aprende, observa, rìe, frustrate, pero jamàs pierdas tu objetivo.

Nunca sabes de donde vendrán las mejores palabras:

Regresè a la ciudad motivada, con los ojos llorosos, pero sonriendo al mismo tiempo con una fuerza indescriptible en mi pecho.

Nada es predestinado

Cuando somos jóvenes, muchas veces hacemos un plan de vida a mediano y largo plazo.

La vida no es una repetición, un ciclo de generaciones que debemos seguir, es màs bien todas esas maravillas que podemos hacer con nuestra propia existencia…

Sabemos que la mayoría de las personas nacen, crecen, se juntan, se casan, se reproducen, envejecen, y lamentablemente mueren sin haber realizado su verdadero cometido.

No me refiero a que sea malo, cada quién decide como vivir, me sorprende saber que el proyecto de vida de mucha gente es reproducirse y es razonable (es nuestra naturaleza).

¿Se puede vivir teniendo una vida solitaria?

Es posible, la mayoría de mi juventud ha sido solitaria, rara vez tengo conversaciones profundas con alguien, mi proyecto de vida ha sido vivir mis emociones, mis sueños, mis anhelos, deseos, en una vida tan llena de mi y es que suena aveces egoísta pero de esa forma veo al mundo, interactùo con el mundo, vivo con el mundo pero no comparto muchas ideas, como ser social aveces necesito de los màs cercanos, de un consejo, de un abrazo, de un beso, una palabra.

Es curioso que una persona puedo luchar, darse ánimos asì misma, aconsejarse, tener dos puntos de opinión a la vez (no es bipolaridad jaja).

En mi vida me he guiado, he salido a pelear por un lugar que ya tengo, estoy convencida que puedo seguir mi camino de la misma manera, pero con nuevas visiones.

Debes darle entender a tu mente que no necesitas ser codependiente, de un hombre, de una mujer, de un hijo, de un abuelo, de un padre de lo que prefieras, provienes de un ser vivo pero no estás adherido a el.

En conclusión es interesante saber la diversidad de formas de pensar, debemos aprender a conocernos, asombrarnos de nuestra persona.

¿Has tenido tu primer día siendo “independiente”?…

Absolutamente sola, sin amigos, familia: solo yo, mi voluntad, mi fuerza, mi valentía y mi arrebato.

Cuando eres joven no le temes a nada, mi año fue 2017 y siempre lo será. Me encontré a mi misma, pude demostrarme que pude encontrar y aproximarme a lo que hoy seria y quería el resto de mi vida.

A base a mi experiencia estos son consejos o ideas que puedes tomar si es la hora de alejarte de casa, de tu ciudad, país:

-¡No planees todo!, es inevitable pasar por momentos complicados, pero las mejores cosas pasan sin pensarlo mucho.

-Ahorra lo que necesitarías en 1 mes (cada quien sus necesidades y posibilidades).

-Evita darte lujos, caprichos, gustitos.

-Administra tu tiempo y dinero.

-Realiza una lista de los objetivos o metas a corto y largo plazo.

-Recuerda siempre por que llegaste a ese lugar en las situaciones mas difíciles.

-Estimularte, ser positivo, enfocarte.

-Haz tu maleta, llévate la mas ligera.

-Antes de partir localiza y asegura un lugar donde puedas vivir, temporal o permanentemente.

-Busca Trabajos temporales.

Cada quien sus objetivos y a lo que va:

En mi caso fue por estudios y necesidad de empezar mi vida individualmente. Te aseguro que cada paso te servirá y aprenderás, no tengas miedo la vida es para experimentar, conocerla, viajar y probar.

To sprung sighs in me

Among the crowd of people in April, I could not have a lonely moment to think of something romantic or something motivating that something giant was in front of me…

I have saved emotions, at that moment I cried because mom did not accept that I left home in Mexico and had made that trip to reconcile.

The day was tired, the sky was clear (rar time) in Paris…

The day in every aspect improved, mom looked happy but worried. We walk through the tower and just take a deep breath and enjoy the moment; an unrepeatable moment.

El gran Japón

Tokio

Mi sueño era ver los cerezos caer…

Aquella ocasión viajé con una amiga solamente las dos con 19 años de edad.

Estuvimos por la ciudad de noche, visitamos lugares nocturnos un tanto diferentes a los de occidente, subimos a la Torre de Tokio en Minato-Ku y simplemente nos quedamos mucho tiempo viendo la ciudad, tomamos fotografías…

Esa noche conocí a un chico muy tímido y desgarbado que me invitaba a tomar un café (café que no me gusta) lo acepte y ahí mismo duramos platicando en un rincón para que no nos llamarán la atención… este chico me preguntaba cosas existenciales que probablemente compartíamos pero quería evitarlas; toda la vida se han encontrado perturbandome.

Una noche extraña, en un sitio lejano a casa, una persona con ojos rasgados y que en su conversación no existía alguna coherencia para la “humanidad” actual: fue bizarro pero fue una noche donde olvide hasta mi nombre, donde nadie me conocía y podía ser yo misma…

La mayoría del tiempo deseamos sentirnos seguros ante la vida,hacer viajes normales, pensar que terminaremos la noche tranquilos; somos seres complejos y vivir el momento aunque nos sintamos perdidos, confundidos.